jueves, 7 de abril de 2011

.:Miedo:.

Se me erizaron los pelos del brazo en secuencia dominó. Caminé hasta la orilla y me dejé llevar por la estampa de la noche. No distinguí el límite de lo real.  Ni gasté las dudas de mis pies. Firme, pasé la línea de lívido del mar. Salpicada de sal, me hundí. Quedé atrapada en el caparazón de la luna. Rasgué los bordes y quise volver. Las pupilas ya eran manto. No hubo retorno. Me descarné en lo hondo. Dejé hilos sangre. Y sed.





LUS



0 comentarios:

Publicar un comentario